Secretos de la felicidad, 2º parte.

Hola! espero que os encontréis bien!

Vamos a continuar con dos secretos más para llegar a la felicidad.

4.- Nuestra Propia Imagen
Debo aprender a amarme a mi mismo como soy.  Creer en ti mismo da resultados.  Cuanto más te conozcas, mayor será tu ventaja con respecto a los demás.
Hammarshold decía: “El camino más difícil es el camino al interior”… pero, al menos una vez en la vida, debemos  recorrerlo.

Ufff, difícil y doloroso camino el de conocerse a uno mismo, pero os aseguro que merece la pena hacerlo.

Hay un montón de personas, que ante el temor de mirar hacia adentro y ver qué se encuentran, nunca lo hacen; y se pierden grandes descubrimientos. Unos mejores y otros no son tan agradables, pero al menos están localizados, y a partir de ahí, el proceso de cambio va a depender de uno mismo.

Tal vez os haya pasado que alguien crea que os conoce perfectamente, obviando que el paso del tiempo suele llevar implícta una evolución, lo cual es importante en la vida de las personas, según mi opinión, claro.

Esto en un proceso de Coaching es fundamental, el tomar conciencia, ¿quién soy en realidad? ¿cómo soy? ¿dónde estoy? ¿hacia dónde voy? ¿hacia dónde voy coincide con hacia dónde quiero ir?

 
5.- Las Metas

¿Sabes cuál es la diferencia entre un sueño y una  meta?
Una meta es un sueño con una fecha concreta para convertirse en realidad.  Un sueño es solo un sueño, algo que esta fuera de la realidad… así que atrévete a soñar,
pero atrévete también a lograr que esos sueños se hagan realidad!.   “Apunta hacia la Luna, pues aunque te equivoques, llegarás a las estrellas…”   Y cuando te pongas una meta difícil o creas que tienes un sueño imposible, recuerda que el éxito es solo la recompensa, pues lo que vale es el esfuerzo.

Ok, metas.

En todo proceso de Coaching se trabaja con unas metas, una meta de proceso (lo que quiero tener al final del proceso de Coaching) y una meta de sesión (donde nos iremos acercando poco a poco a la meta final).

Algo que ha de  tener la meta/objetivo, entre otras cosas:

-tienen que depender de uno mismo, (si quiero tener una relación con Jude Law, pues la verdad es que no depende sólo de mí, ¿no?, el chico tendrá algo que decir al respecto, ;D)

-tienen que ser realistas (ejemplo anterior), medibles, concretas, específicas, etc. Explico esto anterior con un ejemplo:

Imagina que alguien me dice: “Ana, quiero ser más feliz”, hablando de felicidad.

Pues muy bien, me parece bien. Ahora, ¿qué significa para ti ser más feliz?, eso para comenzar. Para continuar, necesito saber, ¿cómo vas a saber tú que eres más feliz?,  ¿cómo lo voy a saber yo? Importantísimo esto en Coaching. Si no se puede medir, no se podrá ver si se ha llegado al objetivo.

Ejemplo: ” voy a saber que soy más feliz porque haré ejercicio tres días por semana, llamaré a mis amigos, tendré ganas de ir a la playa, etc”. Esto es medible, y como comento, tiene que ser así en los procesos de Coaching.

Os deseo un feliz y soleado día (al menos en Altea), y como siempre, mil gracias por este ratito que me habéis dedicado.

Agradecimientos a quiroprácticos del Albir por haberme enseñado estos secretos.

Ana.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s