¿Cuánto piensas en el “efecto boomerang del amor”?

Vídeo

Quizás pienses en por qué la gente se preocupa por ti, por qué la gente quiere estar contigo, por qué la gente te dice que les haces más felices, por qué sientes que aportas.

¿Qué le ofreces tú a la vida? 

Es puro Karma, aquello que das, te será devuelto.

Si das amor, amor recibirás. Y si no es así, lo siento de veras, no era la persona adecuada.

Si eres amable, la gente será amable contigo, y si no es así, piensa qué quieres hacer.

¿Qué  parte de responsabilidad hay en ti?

¿Hace cuánto que no revisas tu autoestima? Tal vez esto tenga que ver. 

Si tienes respeto por los demás, los demás te respetarán a ti. Y si eso no sucede, si con alguna persona esto no te ocurre, dime:

¿Cómo lo vas a gestionar?

Si ofreces alegría y felicidad, estoy casi segura de que vas recibir lo  mismo. Haz la prueba, sé simpático/a con alguien que no lo está siendo demasiado. Quizás no haya suerte, no me llames para echarme la bronca, por favor. 😉

La generosidad, llama a la generosidad. El amor llama al amor.

Si abres tu corazón, si confías, la gente confiará en ti.

Si eres sincero, es probable que los otros también lo sean. Si mientes, te pillarán, y la poca o mucha confianza que habían depositado en ti, se esfumará en menos tiempo de lo que puedas imaginar. Creo que es muy difícil volver a recuperarla.

Si eres de los que disfruta con las pequeñas (grandes) cosas de la vida (muchas gratis) hazlo saber, te lo recomiendo, ya que a veces, necesitamos “tan solo” un abrazo, un atardecer, un amanecer, una palabra bonita, un beso, que nos hablen o que nos escuchen, una señal de que importamos.

No soy yo de pedirle a nadie nada con respecto a que hagan o dejen de hacer, sin embargo, en este sentido, sí te invito a que des amor, porque como nos decía El principito:

“dar amor no agota el amor, por el contrario, lo aumenta. La manera de devolver tanto amor, es abrir el corazón y dejarse amar”.

Lo que quiero decir es que compensa con creces dar, no solo porque es bien cierto que vamos a recibir, sino por el hecho de dar, de lo que somos capaces de sentir cuando damos. Eso creo yo, vamos.

Os mando un abrazote y por supuesto, gracias por vuestro tiempo.

“Si me necesitas, silba”. 😉

Ana (www.organiccoaching.es)

 

 

Anuncios

La grandeza de un campeón.

Vídeo

 

Así son los grandes, los que  llenan nuestros corazones, los que nos hacen sentir bien en cualquier sitio y en (casi) cualquier situación.

Los que con su cercanía y su respeto nos acercan a ellos/nosotros mismos, los que con su amor y su humor nos hacen sentir como en un sueño.

Así son.

Son humildes, empáticos, divertidos (o eso me gusta creer) y estoy segura de que  una de las claves es ver el lado positivo de la vida.

Tratan igual a todo el mundo, sea quien sea, tenga lo que tenga, deje de tener lo que deje de tener, al fin y al cabo, ellos ya ponen el alma.

Son así.

Te miran y te sonríen, te dicen que todo va a salir bien, y te transmiten paz.

Los grandes, para mí, son grandes, en primer lugar, por todo esto.

Te cogen de la mano y te acompañan a soñar, aunque sea solo por unos minutos, ¿qué más da? Lo bonito es qué has podido sentir en ese espacio tiempo, minutos, segundos, toda una vida, lo que sea.

Te cogen de la mano aunque eso suponga que quizás para mantener su equilibrio tengan que esforzarse un poquito más.

Me gusta este tipo de gente, la admiro muchísimo, creo que tienen tanto que enseñarme que no me despegaría de ellos ni un solo segundo. Lo sé, quizás me haya pasado un poco con el tema del tiempo, 😉

Me gusta la buena gente, los que son capaces de estremecerse, y se estremecen. Los que se emocionan, los que sienten, los que quieren compartir sin temor.

Me gusta la gente que me ayuda a ser (más) yo misma, con los que me muestro tal como soy y me siento como si nadara desnuda en cualquier mar del mundo.

Adoro a la gente que cuando me mira me habla.

A todos aquellos que me hacéis reír, o que me tocáis el corazón, más gracias.

Esto va de liderazgo encubierto, porque para mí, el auténtico liderazgo, comienza desde estos valores, y aplicado a los que tenemos más “a mano”.

Esto para mí (entre otras cosas) es el liderazgo.

A toda esta gente que aportáis tanto en mi vida, que añadís felicidad a la que ya tengo, gracias, muchas, muchísimas gracias.

Si me necesitas, silba. 😉

Ana (www.organiccoaching.es)

 

Invito yo, a que valores tu vida.

Vídeo

Si te preguntas por qué no eres feliz, quizás hayas encontrado alguna respuesta en este vídeo.

Quizás te pases media vida pensando en que quieres tener eso que no tienes, ganar eso que no ganas, ser como aquella persona que no eres, hacer lo que el otro o la otra hacen que tú no haces. Está bien. Hazte un favor, mírate al espejo durante un rato, y a ser posible, lleva lápiz y papel. Obsérvate, y escríbete, descríbete, con amor, por favor, como lo harías a tu mejor amigo o amiga, como lo harías a tu pareja (si no, hazte otro favor y cambia, ;)).

Hecho lo anterior, tómate tu tiempo. Mira atrás, o abajo, o donde tú quieras, pero mira, mira a tu alrededor, a ser posible con empatía, a ser posible con respeto. Con humor, esto seguro que te vendrá bien.

Toma nota, apunta todo lo que tienes y que muchas personas carecen.

A ver, te doy pistas…tienes ojos, ¿no? ¿Puedes ver? Sí, imagino que si pasas de los 40, pues un poco peor,te aseguro que  lo sé. Más cosas, ¿Puedes hablar? ¿Comunicarte? Del modo que sea, aunque valora, valora mucho poder hablar, huelga decir que muchísimas personas no pueden…¿Escuchar puedes? ¿Comes? ¿Si tienes sed, dime, ¿qué haces? ¿Caminas? Si viste el vídeo el último chico va en silla de ruedas…

Te diré algo, con respeto y amor, si miras siempre a los que tienen (tal vez solo en apariencia) más que tú, es casi seguro que te vas a amargar la vida. Si pones el foco en aquellos a los que (tal vez solo en apariencia) les va mejor que a ti, vas a ser infeliz.

Te invito a que mires a los que no tienen nada, a los que lo han perdido todo, a los que viven en la calle, a los que ven cómo sus hijos mueren en el mar, o de  hambre. Te invito a que pienses en la enfermedad. Te invito a más, te invito a que reflexiones sobre qué es realmente lo que te falta para ser feliz, y te invito a que pienses si realmente, un coche mejor o una casa mejor, te van a ayudar a ser feliz. Te invito a que pienses cómo se sentirían los que de verdad sufren quejándote…

Te invito, como ya hice una vez, a que si no sabes que valorar de tu vida, hagas lo siguiente:

Coge tus dedos índice y corazón. ¿Ya? Perfecto. Ahora, ponte los dos dedos en el cuello, debajo del ángulo del mentón. También vale en la muñeca, debajo del pulgar.

Dime, ¿qué oyes? Sí, es la sangre, tu sangre, y bombea, ¿verdad? Pues ya está, tienes mucha suerte. Da gracias, el sufrimiento está por todos lados, sólo tienes que mirar, escuchar. Mira hacia ese lado, y valora lo que tienes, merece la pena.

No importa qué tienes, importa quién eres. 

Muchas gracias por dedicarme tu tiempo, te mando un abrazote.

Si me necesitas, silba. 😉

Ana. Formaciones, headhunting, coaching:  www.organiccoaching.es.

 

 

 

Seguro que mañana sale el sol

Vídeo

Desde hace unos días mis pensamientos giran en torno a una persona a la que decir que quiero, es poco, insignificante, me da hasta cierto pudor, porque realmente ni se acerca.

Hoy, recupero este vídeo del que ya escribí hace un tiempo.

Sé, comprendo, respeto, y ni se me pasa por la cabeza, minusvalorar el dolor ajeno, para nada, sólo pretendo con este vídeo, intentar “ayudar”, al menos, a ver que la mayoría de las veces, el dolor, a pensar de su profundidad y precisamente por ella, son pasajeros. El ser humano tiene cierta capacidad para soportarlo, y cuando se llega al máximo, cuando se ve que ya no se puede más, casi siempre, es cuando uno se plantea en serio esa pregunta de coaching (para mí bastante potente) de :

¿Qué puedes hacer tú para cambiar tu situación?

Normalmente, no me atrevo a decir siempre, por supuesto, se pueden hacer cosas, aunque cierto es que a veces se pueden hacer muchas, y otras menos…

A todos los que habéis sufrido o estáis sufriendo, os invito a hacer esta reflexión (que por cierto, yo aprovecho y también la hago):

Si echas la vista atrás, dime, ¿cuántos momentos duros te vienen a la cabeza que has pasado y logrado superar?

A veces, desde una situación de oscuridad, nos es complejo el ver hacia donde hemos de mirar para vislumbrar un poco de luz, o la menos algo de claridad; eso estaría bien o sería suficiente, al menos.

Otras veces, como me han comentado en alguna ocasión, y a mí también me ha sucedido, nos dan ganas de salir corriendo, sin rumbo, hacia ningún lugar, solo correr, correr y correr. Forrest Gump me viene siempre a la cabeza. 😉

Cuando alguien, tú por ejemplo, o tu pareja o amiga, tu compañero de trabajo tenga esa emoción apoderándose de ella, de él o de ti, ¡¡¡hazle caso, hazte caso!!!

No sé si mañana tu sol se dejará ver, ojalá así sea, lo que sí sé es que un día aparecerá, quizá de repente, o quizá se vaya dejando ver a través de esa nube que te impedía o te impide ver con claridad. Si quieres que te ayude a soplar, dime, 😉

Mañana o pasado, cuando quieras, yo también te espero.

Este vídeo se lo dedico a todas las personas que están sufriendo, en especial a una.

Os mando un fuerte abrazo y deseo de veras que en tu vida haya más momentos de sol que nublados.

Ana    (www.organiccoaching.es)

Aprovecha la vida, un día no la tendrás.

Vídeo

¿De verdad temes a la muerte? ¿O es a la vida?

Cuando te estés muriendo, en la cama de un hospital, o quizás en tu casa,  seguramente se te pasen por la cabeza miles de cosas que podrías haber hecho y que, seguramente,por miedo, no has hecho. ¿Qué crees que vas a sentir en ese momento? Mucha felicidad yo no lo creo.

Una vez me llamó una cliente, estaba bloqueada, era fin de semana, y le pregunté:” Dime una cosa, ¿qué harías si te quedaran seis meses de vida?”. Dice que se le saltaron las lágrimas y que todo su mapa mental fue reestructurado de nuevo.

Yo creo, tal y como dice el vídeo, que la única manera de vencer a la muerte, es tener claro que un día, que por cierto desconocemos, va a llegar, y por ende, ser agradecidos y vivirla intensamente, con pasión.

Conozco personas que cuando les pregunto que cómo les va la vida, me contestan algo así: “Bueno, bien, ya sabes, como siempre, trabajo-casa-casa-trabajo”. Pues me provoca tristeza, y me gustaría decirles: “Por favor, vive la vida, vive tu vida, sólo tienes una, no lo olvides”.

Yo, gracias a la meditación, conecto bastante a menudo con este pensamiento, y me hago la misma pregunta que le hice a esa cliente en esa determinada situación y a otros en otras. A mí, me sirve.

Sé que a veces, esta reflexión, muchas personas no se la quieren hacer, y como no puede ser de otro modo, lo respeto mucho, sin embargo, creo, que no hacerse esta pregunta, y por supuesto tomar las debidas decisiones, es como dejarse ir, como dejar que la vida se nos escape de las manos, y tal vez, cuando queramos hacer algunas cosas, sea mucho más complejo o imposible si nos estamos muriendo y ya hemos muerto.

Encuentra cual es tu  pasión, y no importa tu  edad ni tu circunstancia,  son excusas, y ve a por ello, esa es mi recomendación, no dejes pasar ni un segundo más.

Levantarse cada mañana y hacer una pequeña toma de conciencia sobre el tema del que hablo, nuestra muerte, creo que sólo nos va a proporcionar ventajas, eso sí, si decidimos vivir cada momento, cada día, como si fuera el último. Si no, si no hacemos nada, no lo hagas, ¿para qué?

Para aquellos que creen que estoy hecha de otra pasta, les diré (con suma humildad y muchas dosis de agradecimiento) que no es así, que estoy hecha de la misma que pasta que todo el mundo, sólo ocurre eso, yo, quiero ser feliz cada día de mi vida. Elijo ser feliz, sin más.

Muchas, muchas gracias por leerme.

Que seas tan feliz que no sepas si vives o sueñas.

Ana  www.organiccoaching.es

 

 

 

 

Solo quiero ser yo mismo/a

Vídeo

Coca-cola-y-el-negocio-del-agua

Hola, ¡muy buenos días!

Estaba buscando un post para rebloguear y me encontré con este, así es que me he dicho que por qué no.

Espero que os guste y os mando un abrazote, gracias por leerme.

anaorganic

Sí, solo quiero ser yo misma, asumiendo las consecuencias de que a todo el mundo no le va a gustar quién tiene delante.

No se trata de ganar o perder, efectivamente, se trata de llegar a tu límite, y cuando creas que ya no puedas más, llegar a otro límite, siempre puedes encontrar uno nuevo.

Se trata de levantarte cada mañana pensando que sí vas a poder, pensando cómo lo vas hacer, y decidiendo con la ayuda de qué o de quién, y en cuánto tiempo, para que no haya engaños contigo mismo.

Ayer mismo hablaba con una persona y me sorprendí a mí misma diciéndole que últimamente estaba teniendo mucha suerte…¿suerte? ¿suerte o trabajo duro? ¿suerte o esfuerzo? ¿suerte o valor? ¿suerte o ilusión? ¿suerte o pasión?

Claro que yo también tengo horas de dolor, en el ámbito personal y profesional. Claro que la vida me plantea…

Ver la entrada original 325 palabras más

Hazte extranjero (Campofrío)

Vídeo

Pues eso parece que me voy a hacer yo, un poco extranjera, y en breve, además.

Algunos y algunas ya sabéis que me mudo a Düsseldorf el mes que viene, y quería hablaros de cómo me siento.

Tengo ilusión, por mejorar mi inglés, por aprender alemán, por conocer gente nueva, por todo. Bueno, casi.

Me apetece mucho salir, me gusta moverme de vez en cuando. Sin embargo, confieso que a veces pienso que estoy demasiado envalentonada, yo ya sé lo que es estar fuera “de casa”. Me refiero a fuera de España, a esa sensación brutal de añoranza cuando uno está en otro lugar que no es el suyo, sobre todo los primeros meses. No había caído tanto en la cuenta hasta que me he encontrado este vídeo.

Estoy segura de que mi humor y el de los alemanes es distinto, ya se sabe, “Spain is different”. 😉

Caminar por las calles y no entender nada (sí, nada) de lo que están hablando, va a ser, una vez más, curioso, por decir algo. Esto forma parte del descubrimiento global de la cuidad. Y espero que también del país.

Ya me puedo casi visualizar yendo a clase (de inglés) con una vergüenza increíble, sobre todo el primer día, sin saber lo que me voy a encontrar. Esto, gracias a mi carácter, dura tan solo unos días. Sé que de este curso al que me voy a apuntar nada más llegar, sacaré buenos amigos/as.

Lo veo como una oportunidad, de que esas que no se pueden (o mejor dicho, yo no quiero) rechazar, como cuando estuve en París. Sé que va a haber momentos de nostalgia, donde eche de menos cosas y personas que aquí ni siquiera me doy cuenta de si están en mi día a día o  no, porque  sé que si quiero lo puedo tener sin mucho esfuerzo. Me refiero a algo como ir a tomar un refresco con alguien a quien quiero. O dar un paseo por la playa. Sé que allí le daré mucho más valor a ciertas cosas que aquí, no les doy tanto.

Dejo amigos y amigas, clientes, sensaciones, el mar (eso sí que es una faena), y la montaña donde corro todos los días. No me aferro a ello, al revés.

Pienso que encontraré nuevos amigos y amigas, nuevos clientes y más oportunidades de crecer profesionalmente y personalmente, tengo el río Rin (que está muy bien, ;)), zonas de bosque cerca donde ir a correr, todo esto ya me va a regalar nuevas sensaciones. 

Pienso en positivo, en todo aquello que voy a “ingresar en mi cuenta bancaria emocional” que si me quedo, no lo haré.

¿Qué tiene que ver esto con el coaching? 

Todo

Todo, porque os hablo del no miedo al miedo, de asumir y darme cuenta (puro coaching) de que voy a tener momentos mágicos y otros menos.

Todo, porque desde el autoconocimiento, sé qué sensaciones me pueden estar esperando, y sé que otras, van a ser una sorpresa.

Todo, porque hablo de salir de la zona de confort e irme a la zona de aprendizaje, y porque hablo de la visualización. Por supuesto que tengo mi propio proceso de coaching abierto para ir a por mis sueños, saltando de meta en meta, de objetivo en objetivo. 

En fin, ya me quedan pocos post españoles y espero que muchos alemanes. Os seguiré contando esta increíble experiencia que he decidido vivir.

Os mando un fuerte abrazo, mi más sincero agradecimiento por estar ahí (y cada vez sois muchos más, gracias), y quiero por favor que recordéis, que si alguna vez queréis contar conmigo, lo haré encantada vía Skype.

Que seas tan feliz que no sepas si vives o sueñas.

Ana  www.organiccoaching.es