Duele. Duele. Duele. DUELO.

proceso-duelo

DUELE.

Pues claro que duele, todos los duelos, duelen.

Cuando sentimos que hemos puesto toda nuestra ilusión, todo nuestro amor, todo nuestro esfuerzo, todo nuestro alma en una persona, en un trabajo, o en algo que anhelábamos, duele mucho si “eso” se esfuma, si eso se evapora.

Si hablamos del tema de las parejas, me viene a la cabeza lo típico de “una veces se gana y otras se pierde”. No me gusta mucho esto para casos así, tan emocionales. Desde mi punto de vista, se pierde, en general, ambas partes pierden.

Sin duda, si alguien me está leyendo (espero que al menos una persona, ;D) podáis pensar que la persona que toma la decisión sufre menos.

Pues bien, parece obvio decir que sí, ¿no? También, desde mi humilde opinión, es relativo, es decir, sí y no.

Quizás sufra menos en el proceso real (a nivel tiempo de la “despedida”), sin embargo, sería bueno preguntar qué estaba pasando antes en su interior, sin juzgar en exceso a nadie ni nada,  porque como decían nuestros padres de pequeños, “eso está feo”. 

Los duelos duelen, necesitan su tiempo. Por cierto, suele ser un año, una año porque uno comienza a pensar cosas de este estilo:

“Hoy hace tantos años desde que nos conocimos”

“Hoy haría 7 años de nuestra boda”

“Hoy hace 9 años desde que nos besamos la primera vez”

Y así un largo etcétera de sucesos que posiblemente necesiten un añito para cerrar página. Afortunadamente a veces es menos, como es lógico depende mucho de las situaciones.

Sobre todo para las personas que no han tomado la decisión hay varias etapas, que seguro que os suenan:

1/ Negación: NO, NO Y NO.  Algo así como:

Ni de coña, esto es un enfado, seguro que se le pasa”. O también algo así: “No puede ser, esto no me puede estar pasando a mí, es imposible”.

2/ Rabia + tristeza:

Esta es muy dura también, porque de repente, nos transformamos en personas desconocidas, algo así como una mezcla entre Mª Magdalena (la famosa Zarzamora también vale), y la niña del exorcista. Aunque utilice este tono, perdonadme, sé que se pasa horrible, yo misma lo he pasado en algún momento de mi vida, por eso mismo he puesto esos ejemplos, porque yo misma me sentía así. Para eso utilizo el tono “humor”, para no sentirme una víctima…

3/ La asimilación:

Por fin se empieza a ver la luz al final del túnel, bendita asimilación. Yo creo que esta es una fase de gran importancia, donde la introspección nos va ayudar mucho a evolucionar, a tomar conciencia sobre qué cosas podemos mejorar en adelante para que nos vaya mejor, para ser más felices e intentar darle un giro de 180 grados a nuestras formas (estereotipadas muchas veces) de llevar una relación.

4/ Aceptación:

 ¡¡¡Menos mal!!! Aquí, justo aquí, es cuando muchas parejas deciden acercarse de nuevo, asomar la patita otra vez en la vida de aquella persona que un día compartió momentos de tanta y tanta felicidad. Lo ideal, para mí, es que (si es posible) en las fases anteriores también se pueda conseguir, dando espacios cuando vemos que la otra persona sufre, que no le hace bien determinada comunicación, alejarnos un poco.

En fin, los duelos, duelen. Se enfadarán con nosotros, casi seguro. O nosotros con la otra parte. Sin sentido, sin un por qué y sin un para qué.

 Yo creo que merece la pena entender, ponerse en la situación de la otra persona, no tener nada en cuenta, EMPATIZAR, pensar en todo el amor que queda, aunque sea a otro nivel, y no decir nada, sólo entender.

Como dice la imagen:

Duele. Duele. Duele. Duelo.

Enfado. Tiempo. Acepto. Sano. Vuelo. VUELVO. (Yo añadiría esto, vuelvo)

Me he centrado en una separación de una pareja, y también ,por supuesto, con los duelos cuando alguien a quien amamos se va, para no volver, digo; con abortos, incluso tratamientos de fertilidad, desilusiones con amigos, etc. En definitiva, algo que nos provoca un terremoto interior y que hace que nuestros cimientos se caigan. 

Os mando un super abrazo (en especial a quien esté pasando por un duelo). Mil gracias por leerme y por dedicarme un ratito, muchas gracias.

“Si me necesitas, silba. ¿Sabes silbar?”

Ana      www.organiccoaching.es

 

Anuncios

Vivimos en un mundo.

Antes de mi reflexión, os invito a que echéis un vistazo a este enlace que encontré el otro día en Facebook:

Vivimos en un mundo raro, por decir algo.

Donde quien tiene dinero roba, donde quien tiene que callar habla, donde quien tiene que estar agradecido, se suele quejar, y quien podría quejarse, está agradecido con bien poco.

Vivimos en un mundo donde parece que nos hayamos hecho inmunes al dolor, donde somos incapaces de empatizar con los que de verdad sufren, donde casi nunca pensamos que mientras estamos disfrutando, al menos, de estar en casa, hay millones de personas que meten a sus hijos en “flotadores” para encontrar un mundo mejor, un mundo donde al menos, sus vidas, corran menos peligro. Y lo que es mucho peor, cuando están en casa, porque el mundo es de todos, les tratamos como si no estuvieran formados por lo mismo que tú y que yo, un corazón que siente y una cabeza que piensa, entre otras cosas.

Vivimos en un mundo donde importa más el qué que el cómo, el cuánto que el valor en sí mismo, de lo que sea.

Vivimos en un mundo donde pegados a un móvil, nos perdemos el mirar a nuestro alrededor para que ver qué está pasando, con nuestras parejas, amigos, familiares o en general, lo que está pasando, que no es poco.

Vivimos en un mundo donde preferimos comunicarnos por mensajería instantánea antes que mirar a los ojos, antes que escuchar la voz al otro lado del teléfono.

Vivimos en un mundo lleno de ambición, donde tanto tienes, tanto vales. Muchas veces.

Vivimos en un mundo donde no gusta mirar al lado del dolor, porque no vamos a  hacer nada, y quizás, en algún momento, nos sintamos mal por ello, así es que lo más fácil es no mirar y hacer caso omiso.

Al menos, al menos, yo te voy a pedir algunas cosas:

Sé feliz, ama, corre, ríe, sé respetuoso, sé amable, siéntete libre y ofrece la misma libertad que a ti te gusta sentir.

Sé agradecido, llora, siente, emociónate. 

Haz lo que amas, con pasión. Sigue tus sueños.

VIVE, no pases de puntillas por la vida, sólo tienes una. 

Una vez más, muchas gracias por vuestro tiempo y  un abrazote.

Si me necesitas, silba. 😉

Ana (www.organiccoaching.es)

 

 

 

 

Odio las conversaciones cortas.

 

Quiero conversaciones largas, de esas donde se empieza de día y se termina de noche, o donde se comienza cuando atardece, y en el primer rayo de sol que entre por mi ventana,  todavía quede mucho por contar.

Más bien, me gustan esas conversaciones, las que nunca se terminan, las que ruegas que el día no termine para seguir hablando y que te hablen. Adoro también las conversaciones en silencio, donde no se habla  y se dice mucho.

Quiero conversaciones donde se habla de echar de menos, y de más. Donde aparece la nostalgia, el miedo, la infancia, mi primer beso, mi mejor amiga de cuando tenía tres años, mi padre, y mis perros, mis complejos  y los tuyos.

Quiero conversaciones donde parece que lleve coraza, sin embargo, no la llevo, sino que creo que si empiezo, no termino.

Quiero conversaciones profundas, donde se pueda hablar de que me he enamorado, sí, en serio, se llama J.M.M., y el mes que viene cumple 82 años. Quiero conversaciones como las de este señor, sin prisas.

Quiero conversaciones sinceras, a ser posibles, que su punto de partida sea el alma, y que la meta sea el corazón de quien escucha. Quiero llegar y que me lleguen.

Quiero emocionar y que me emocionen. Quiero sentir. Quiero pasar de un tema a otro, y a otro, y que así pasen las horas, los días, las semanas y mi vida.

Quiero conversaciones donde me de repente tenga ganas de subirme encima de la mesa a volverme un poco más loca de lo que estoy y decirle a todo el mundo que soy feliz.

Quiero conversaciones donde se me encoja el corazón y se me salten las lágrimas, sin miedo.

Quiero escuchar, y que me escuchen. Quiero saber tu por qué y sobre todo, tu para qué.

Quiero sentir que cuando me lo cuentas, es como si yo estuviera allí, mirando.

Quiero que hablemos del amor, de la guerra, del hambre, de los niños, de los mayores, de fumar, de correr, de la lluvia, de los tatuajes y de las personas, de cómo sentimos, de cómo amamos, de cómo odiamos, de qué podemos hacer en este mundo de locos.

Quiero reír, aunque después llore, o aunque lo haya hecho antes. Eso siempre, reír.

Quiero gente auténtica, que diga palabrotas, que no tenga filtros.

Quiero gente que me pregunte, y que quiera contestarme. Sin vergüenza y sin miedos. Quiero no contestar si no es el momento, y que te sientas libre de hacer lo mismo, porque lo eres, y porque no soy.

Quiero gente que cuando pregunta que qué tal estás, se tome su tiempo, o más bien el tuyo, el de los dos, para escucharte, con calma.

Quiero hablar de lo que he sufrido, o de lo que estoy sufriendo. Quiero hablar de lo que me acabo de descojonar, y de lo que me descojoné hace dos minutos.

Quiero hablar de mi impaciencia y de qué áreas de mejora tengo. Muchas.

Quiero que tú me cuentes qué te pasa, cómo te pasa, qué quieres, y cómo lo quieres, con quién lo quieres, cómo tienes pensado hacerlo. Quiero que me lo cuentes, cómo te sientes.

Quiero que hablemos de lo divino y de lo humano.

Quiero conversaciones largas, donde se hable del mar, de Dios, de Buda y de quien haga falta.

Quiero que nos tomemos nuestro tiempo, desde el respeto y desde el amor, desde la empatía y desde la escucha más profunda, desde la oportunidad de aprender, desde la humildad, para conocer a personas que se cruzan en nuestras vidas, bastante a menudo, quizás, sin embargo, a veces, no tenemos tiempo…

Me gusta cuando algunas personas me dicen: “¿Ana, y por qué no me llamaste?”

Quiero que me cuentes cosas, y contarte. 

Este post se lo dedico a todas las personas que os tomáis con calma las conversaciones, que escucháis, que me escucháis, que no queréis saber solo:

“¿Y QUÉ MÁS?”.

Sino que queréis saberlo todo.

Si os preguntáis qué tiene que ver esto con el coaching, pues os lo diré: mucho. Conversaciones desde al amor, desde el querer saber, desde el saber escuchar, mirar, estar atento, ser humilde, reír, parar, seguir, preguntar, interesarse, ser humilde, respetar, callar. Tiene mucho, mucho que ver. Al menos para mí.

Si os preguntáis qué tiene que ver esto con liderazgo, o con headhuntig, pues igual, mucho, muchísmo. Hablamos con personas, detrás de cada una hay una historia, yo elijo tomarme mi tiempo, en mi trabajo y en mi vida personal.

Si vamos a contratar a alguien, más cuenta nos trae esforzarnos por saber cómo es, qué quiere, qué siente, qué valores tiene. Si ya forma parte de nuestro equipo, es nuestra familia, es tu hermano, o tu primo, o tu vecino, le quieres, es alguien de tu día a día. Dale toda tu atención. 

Gracias a todas esas personas, muchas gracias.

“Si me necesitas, silba”. 😉

Te invito que eches un ojo a la nueva imagen de la web, donde yo también “me mojo” y cuento cosas que muchos/as no sabíais.

www.organiccoaching.es

Un abrazote, desde Madrid.

Ana

 

 

Cuando el dolor llama a la puerta. Hablemos de resiliencia.

AMURALLAR el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior. Frida Kahlo.:

¿Quién no ha sufrido alguna vez en la vida? 

Quizás por una pérdida, del tipo que sea, de un familiar querido que se va para siempre, de alguien a quien queremos y se va para un tiempo (no sabemos cuánto). Puede tratarse de alguien importante en nuestra vida,  y sabemos de antemano que aunque su corazón lata, será complicado que volvamos a coincidir.

Puede ser que perdamos un trabajo, y todo lo que eso implica.

Tal vez sea un sufrimiento por algo que sucede en el mundo, y no sería raro, porque desde luego, motivos hay.

En fin, a lo que voy:

el sufrimiento está ahí, a veces cerca y a veces lejos, a veces con una  mucha intensidad y otras con menos. 

La pregunta que yo planteo es la siguiente:

¿Qué haces tú con ese sufrimiento? ¿Con qué te quedas? ¿Qué aprendes de esa situación que te duele?

Hace poco, demasiado poco, a mí me ha pasado algo. Doloroso, vaya. Me quiero quedar con cosas, he decidido que voy a aprender, voy a  sacar algo a ese ciclo que cierro y darle la bienvenida al nuevo que se abre, con bastante tristeza que poco a poco iré yéndose.

Como soy humana, paso por las etapas del duelo como la mayoría de las personas, y por el camino, me hago preguntas. Por ejemplo:

¿qué podría haber hecho mejor? y sobre todo, ¿Qué puedo hacer mejor? 

Me estoy trabajando el perdón, el perdón del alma, no ese que perdona y que no olvida, no. Perdón de verdad, de ese que es capaz de mirar con amor, ese que puede, desde la comprensión y  la empatía más bella, sentir y entender cosas. Ese que duele, porque pienso que ya lo podía haber hecho antes. Duele pero cambia, así que lo acepto. Me acepto y cambio. Lloro y cambio. 

Me “gustan” las situaciones tristes, porque creo  que ayudan a conectar con uno mismo. Es duro, lo sé, por eso algunas personas prefieren no hacerlo. Yo no, y sinceramente, te invito a que lo hagas, nunca mejor dicho: va a merecer la pena.

“Te perdono, y tú, ¿me perdonas a mí?”

Yo me quedo con lo bueno, afortunadamente, la memoria selectiva está presente, y gracias a ella, sólo me vienen recuerdos bonitos. 

Cuando sentimos dolor, es más que bueno tocar fondo, yo creo, y posteriormente, con los ojos bien abiertos, flexionar nuestras piernas y empujar, coger impulso, nadar hacia la superficie y mirar hacia nuestro interior para poder evolucionar, con valor y humildad. Yo decido tomarme mi tiempo, he aprendido que las prisas no son buenas, y tampoco quedarme estancada sin ningún tipo de avance. Tú decides.

Si no le sacamos algo por motu proprio el dolor en sí no aporta, no suma ni multiplica, que al menos es lo que a mí me interesa, sino que resta o divide. Renuncio a ser una víctima.

Otra cosa que estoy aprendiendo, una vez más, es la importancia de que se acepten responsabilidades para  poder empezar el cambio desde nosotros. Veo a mi alrededor  personas que quieren que por arte de magia haya situaciones que pasen de complejas a sencillas así, de repente. Pues no, eso no suele suceder. A veces, la mayoría de las veces, hay que (una vez más) hacer un proceso introspectivo y ver qué parte de lo que nos ocurre es nuestra responsabilidad. Reflexionar y pensar que si una estrategia no nos funciona, podríamos empezar a cambiarla, y voy más allá:

quieres que tu mundo cambie, pues cambia tú. Ya verás como las cosas también empiezan a suceder a tu alrededor. Paciencia, eso sí, repito que la magia no existe.

Es un topicazo, de esos que tan poco uso porque me gustan lo justo nada más: nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes. En serio, recuérdalo.

Tal y como decía al principio, le abro la puerta al dolor, para ver de qué modo me puede ayudar a evolucionar, a ser mejor persona, a practicar el perdón del bueno, de ese que olvida. En esas estoy, aprendiendo lecciones.

Un fuerte abrazo, gracias por leerme.

Sigo por Madrid, así es que ya sabes: si me “necesitas”, silba.

www.organiccoaching.es