Maldito ¿? Karma

 

¿Todo vuelve?

Hace un par de semanas quedé a comer con una persona, un referente a nivel profesional y ahora que lo conozco personalmente, también en este sentido. Antonio Moar, no deja indiferente. Bueno, ambas áreas van unidas, desde mi punto de vista.

Bueno, el caso es que el metro no me llevaba hasta donde habíamos quedado y cogí un autobús. Voy a pagar, saco 20€ y me dice el conductor que imposible, que no puedo pagar con este billete, que busque cambio. Ok, lo hago y nadie tenía. Pánico.

De pronto, sube un señor, yo diría que cubano, no estoy segura, y me dice que me espere, que va a mirar. Me aproxima un billete de 5€ y me quedo mirándole con cara de imbécil, en plan: “ok, y ahora, ¿cómo lo hacemos?”. Me dice que no, que me olvide, que pague y ya está. Un montón de emociones se apoderan de mí, sobre todo, me sentía súper agradecida, súper agradecida.

En la comida con Antonio, surge este tema, dar, dar, dar sin esperar recibir nada, sabiendo, que la vida, casi siempre es generosa y nos lo devuelve con creces, a veces, incluso  con una sonrisa maravillosa. El tema de la bondad, de dar mediante el  amor, del que ya he hablado, me gusta tanto, me impregno cada vez más y más de ese halo de paz, y me siento bien, por tener la capacidad de dar  y también por poder recibirlo. Muy afortunada, la verdad.

Cuando salíamos de la comida, hablando de este tema de nuevo, retrocedo en el tiempo y le cuento: “Ayer estuve con otra persona comiendo, cuando me dirigía al restaurante, vi a un chico pidiendo trabajo, en el suelo, con un perro. También pedía comida”.

Paré en seco y saqué todo lo que tenía suelto, me acerqué y le pregunté: “Hola, ¿cómo estás?”. En ese mismo momento me sentí, otra vez, un poco imbécil, porque pensé  que se trataba de una pregunta retórica. Pues bien, me miró y me dijo: “Bien, bien, estoy bien”. Os juro que su cara, sus ojos, los tengo grabados en la retina, y confieso, que no puedo dejar de emocionarme. Me marché.

Pues bien, le decía a Antonio:

“Todo vuelve, yo ayer saqué todas mis monedas y se las di a alguien; hoy, cuando yo lo necesitaba, fue otra persona quien me ayudó a mí”.

Mi conclusión es que si  si te gusta dar, si disfrutas de verdad ofreciendo algo con el corazón, cuando no lo esperes, como me ha pasado a mí, lo vas a tener de vuelta. Tiene que salir del alma, como haya alguna intención oculta, la que sea, no va a salir. Sólo cuore. 😉

No suelo dar consejos, sin embargo, hay uno que merece la pena, ya te lo sabes, pero ahí va:

Ama, ama, ama, y ama. Sé AMA-ble, sé ama-ble y sé ama-ble. Todo ese amor, te va a volver con una forma que quizá no sospechas.  Perdonar/se, también es bonito…merece la pena.

Gracias por leerme, muchas gracias.

Ana    (www.organiccoaching.es)

Anuncios

7 pensamientos en “Maldito ¿? Karma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s