Antes de que sea demasiado tarde

silla ruedas

Muchas veces reflexiono sobre algo parecido a lo que nos muestra esta imagen, pienso en si hay muchas cosas que podía haber hecho anteriormente y que no he hecho, casi siempre, por no decir siempre, fue por tener miedo. Para sen sincera, hay alguna.

Sin embargo, también hay miles de cosas que he hecho, corriendo riesgos, a sabiendas de que la vida pasa, y pasa rápido, al menos para mí.

Cuando era pre adolescente o adolescente renuncié a irme a EEUU a estudiar por miedo, y por aquello que en ese momento yo sentía que era amor, y bueno, es algo que a veces pienso que me hubiera encantado hacer y que ahora sería muy bueno para mí. Por eso, cuando dicen algunas personas que no  hay que arrepentirse de nada en la vida, pienso: “Bueno, eso serás tú, porque yo sí que me arrepiento de cosas, tanto de cosas he hecho como de cosas que no he hecho”. 😉

En serio, hay cosas que por inmadurez no hice, y otras sin embargo, que por el mismo motivo hice, porque en realidad, no hacer algo, como irme a estudiar fuera, es hacer otra cosa, quedarme donde estaba.

Cualquier decisión que tomemos, aunque sea no hacer nada, es una decisión y por ende, tendrá sus consecuencias.

Me fui haciendo un poco mayor y me pasó lo contrario, todo aquello que no había hecho “a su tiempo” lo quise (y sigo queriendo) hacer, y hasta ahora, sin parar de arriesgar, sin parar de recordar que el tiempo pasa y que mejor hacerlo hoy que mañana, por lo que pueda pasar.

Merece la pena, nunca mejor dicho, pensar que, como he comentado alguna vez, tenemos fecha límite, y que cualquier día de nuestra vida es un regalo y  creo que debemos  disfrutar, aprovechar, saborear, y  pensar que cada segundo  tenemos la capacidad de decidir, de elegir qué y cómo, con quién, cuando. 

Somos unos privilegiados, “tan solo” por el hecho de estar vivos, y sobre todo si estamos sanos, y más todavía si tenemos nuestras necesidades básicas cubiertas, y por este motivo, yo siento como una obligación ser feliz.

El respeto, desde mi punto de vista, que le debemos a todos aquellos que por desgracia sufren cada día, nos debería hacer ser más generosos, con todo y con todos y ser agradecidos, y sonreír más, y levantarnos cada día con el firme propósito de ser felices, valorando todo aquello que tenemos y en lo que ni siquiera pensamos porque lo damos por hecho.

¿Y si no fuera así?

Por eso, desde hace unos años para aquí, yo decido ser feliz, y siempre que puedo me esfuerzo para serlo (a veces sin esfuerzo también sale, muchas veces, ;))

Quiero que cuando sea mayor, como la imagen que muestro, y me mire al espejo, piense que hice todo, absolutamente todo lo posible por ser feliz, que aproveché el viaje, que viví como quise (súper importante, lo más importante de todo), que a pesar de errar, aprendí de cada fallo, que me rodeé de buenas personas que me ayudaban a crecer, que a veces parecía una loca, que nunca perdí parte de la niña con la que hablo de vez en cuando, y que a partir de un momento de mi vida, el miedo se esfumó.

Yo no tengo hijos, pero si los tuviera, creo que es el mejor legado que les podemos dejar,que sean felices, que no tengan miedo de equivocarse, que con los errores, con el sufrimiento, es con lo que más se aprende, con lo que más se crece, que sean buenas personas, alegres y optimistas, respetuosas, amables y educadas, que salgan a la calle a comerse el mundo. Sin miedo, y si hay miedo,que también puede ser,  se le vence.

Quiero, si en algún momento, cuando me esté muriendo, me ocurre esto que cuentan de la película que pasa por nuestra mente diseccionando los  momentos más importantes de nuestra vida, me sienta tranquila, con paz, me inunde la felicidad de saber que lo hice lo mejor que pude, y sobre todo, que teniendo en cuenta el sufrimiento de los demás, yo, decidía ser feliz, casi siempre. Con miedo o sin él, como comento arriba, si tuve miedo, que a veces es inevitable, lo superé.

Te deseo todo esto y mucho más; ojalá que tú también, llegado ese momento, no te reproches el haber dejado oportunidades de ser más feliz, de hacer cosas, de correr riesgos. Ojalá cuando te hable esa niña,te diga simplemente: “gracias por haberme hecho tan feliz durante tantos años”.

Gracias por leerme, un abrazo y que tengáis un bonito día.

Pd: “Haz lo que quieres hacer antes de que se convierta en lo que te gustaría haber hecho”

Ana   www.organiccoaching.es

 

 

 

Anuncios

4 pensamientos en “Antes de que sea demasiado tarde

    • Raquel, yo era muy jovencita, tenía 14 años la primera vez, y fue por miedo.
      Luego, un poco mayor, a los 17 años tuve otra oportunidad, y nada, por amor no quise. Lo lamento, la verdad, como tú, sin embargo pienso que esas decisiones han forjado mi presente.
      Un abrazo y gracias a ti, 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s