La generosidad no tiene límites

 

la grandeza

Después de unas semanas sin saber de ella, la recuerdo, y la saludo mediante un whatsapp (qué horror, ahora que pienso).

La voy a llamar Lucía, ¿ok? Le pregunto que cómo está, y me contesta que han pasado cosas. ¿Cosas? (Pienso yo, ¿qué cosas?)

“¿Con tu recién estrenado novio?”, le pregunto yo. Contesta Lucía: “No, me han diagnosticado un cáncer de mama”. Joder, pienso (con perdón) e inmediatamente dejo de trabajar y la llamo.

Entre risas, como es ella, pura alegría,  me dice: “Ana, vaya con la vida, siempre piensa en mí”. Me dice estoy  porque ella, ha superado varias etapas de adicción, es un ex paciente y amiga. Cocaína y heroína (heroína, lo que es ella para mí, una superviviente).

Cuando le pregunto que por qué no me ha llamado, me contesta: “Ana, ¿para qué? Me parecía un poco fuerte llamarte para eso, pensé que cuando tú me llamaras ya te lo contaría”.

¿Sabéis que me está pasando ahora, igual que cuando me lo contó? se me llenan los ojos de lágrimas, porque pienso en cuán generosa puede llegar a ser una persona.

Sé que se va a poner bien, ha luchado casi hasta la muerte en otras situaciones, esta batalla también la va a ganar,  no tengo duda.

Me impacta la manera que tienen algunas personas de relativizar sus problemas, porque obviamente, esto es un problema. Adoro esa capacidad de dar amor, de no querer preocupar, de regalar sonrisas, de regalar tranquilidad y seguridad. Tal vez esto sea porque ella ya se sabe bien el camino, y se llega desde la esperanza, no desde la desesperanza.

Por eso amiga, sé que te vas a curar, porque te sobra buen rollo, positivismo, valor (por no decir palabrotas) y amor. Te admiro, tu sentido del humor hasta en los peores momentos te han salvado la vida, y lo sabes. Ahora te invito a que, como me comentabas estos días pasados, te mantengas en paz, con tu ansiado silencio y tu soledad, que compartas solo cuando quieras, como quieras, con quién quieras, el tiempo que quieras, todo lo recibiremos (al menos yo) como un regalo.

A los que os preocupéis por algo, no sé, si depende de vosotros, cambiadlo, y si no, aceptarlo, igual os sirve de algo.

 

Eres un ejemplo a seguir para muchas personas, al menos para mí. Te quiero, guapa.

Que seas tan feliz que no sepas si vives o sueñas.

Ana   www.organiccoaching.es

Anuncios

3 pensamientos en “La generosidad no tiene límites

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s